Los síntomas más habituales para las personas que sufren diabetes. Te contamos cuales son

Hay una serie de síntomas que indican que una persona padece diabetes de tipo 1. Estos son picores en la zona de los genitales o candidiasis, sed constante, visión borrosa, ganas repentinas de ir al baño, fatiga e inexplicable pérdida de peso en muy poco tiempo.

Te recomendamos que acudas inmediatamente a tu médico en caso de notar dolor de estómago, aliento con olor a fruta o náuseas. Ten cuidado porque podrías estar sufriendo cetoacidosis, qué es una enfermedad mortal. La diabetes de tipo 2 tiene síntomas muy parecidos. Las personas que sufren obesidad o apenas realizan actividad física deben prestar mucha atención a sus niveles de glucosa. Ignorar estos síntomas es una actitud absolutamente temeraria. El listado completo de síntomas de los que no te puedes desentender es el siguiente:

  • Orinar frecuentemente, sobre todo por la noche. Esta afección es conocida como nocturia.
  • Picores en los genitales. Esto se produce por una infección de hongos.
  • Sed
  • Fatiga y apatía
  •  Pérdida de peso
  • Cura lenta de las heridas.
  • Visión borrosa y pérdida paulatina de la vista.

En los siguientes párrafos te contaremos más sobre los tipos de diabetes, sus tipos y sus síntomas.

Descubre más: donde comprar clenbuterol

Lo que necesitas saber sobre la diabetes

La diabetes es un trastorno metabólico. Los niveles de glucosa en sangre son altos ya que las células no consiguen absorber la glucosa bien por no producir mucha o ninguna insulina o por la incapacidad de la insulina para auxiliar la absorción de glucosa.

En función de cuál son las razones que llevan a un aumento de los niveles de glucosa en sangre la diabetes se divide en dos categorías: diabetes de tipo 1 y diabetes de tipo 2.

Antes de continuar vamos a explicarte cómo se produce el metabolismo de la glucosa en nuestro cuerpo y de qué manera este es interrumpido por la diabetes.

Te explicamos qué es lo que pasa cuando no sufres diabetes

Tanto los carbohidratos como como los azúcares y algunos lácteos que comes se descomponen en glucosa en tu estómago. Acabado ese proceso estos estos son estos son conducidos al flujo sanguíneo. La cantidad de glucosa que lleva tu sangre en un momento dado se conoce como nivel de glucosa en sangre. Parte de esa glucosa es absorbida rápidamente por las células de nuestro hígado. Esta se convierte en glucógeno. El glucógeno actúa cómo fuente de energía cuando los niveles de glucosa están bajos.

Cuando tu cuerpo comienza  a percibir percibir un aumento en los niveles de glucosa en sangre tu páncreas comienza a producir la hormona de la insulina punto esta hormona de la insulina. La insulina une a los receptores del músculo y a la has membranas de las células de la grasa con el fin de permitir que la glucosa pase por las células en las que se quema para liberar energía. Las personas que no padecen diabetes tienen unos niveles de insulina óptimos y la liberación de energía y el metabolismo de la glucosa se producen de una manera paulatina.

Qué ocurre cuando padeces diabetes

Cuando tienes diabetes tu nivel de glucosa en ayunas anda sobre los 126 mg/ dl. Tras un par de horas después de una comida se encuentra sobre los 200 mg/ dl. Después de comer tu nivel de glucosa en sangre aumenta. Ahora sí, si tu cuerpo produce poca o ninguna insulina el nivel de glucosa se mantendrá alto. Si 2 horas después de una comida este nivel está sobre los 140 ml/ dl eso significa que eres pre-diabético. Si estás sobre los 200 ml/ dl se considera que eres diabético.

Y por si fuera poco, a pesar de que ayunes para lograr niveles bajos de glucosa tu hígado libera algo de glucosa. En caso de que el nivel de glucosa en sangre tras ocho horas de ayuno sea superior a 108 mg/ dl eso indicará que eres pre-diabético. Si el nivel de glucosa en sangre supera los 126 mg/ dl eso es que tienes diabetes.

Tipo1

La diabetes de tipo 1 supone entre el 5 y el 10% de la población diabética. El grupo más numeroso de diabéticos de tipo 1 son los adolescentes varones. Muchas personas tienen diabetes antes de los 15 años. Por eso a este tipo de diabetes le conoce como diabetes juvenil. En general la diabetes de tipo 1 afecta más a los varones las mujeres. Esta enfermedad crónica de tipo autoinmune suele ser heredada. Ocurre qué es el sistema inmunitario destruye las células beta que producen la insulina en el páncreas. Consecuentemente, la glucosa no podrá entrar en las células y se acumulará en la sangre cono lo que el nivel será mayor de lo habitual.

Tipo 2

El 90% de los diabéticos padecen diabetes de tipo 2. La mayoría ellos tienen una edad de más de 40 años. Esta es la razón por la que este tipo de diabetes es conocida como la diabetes del adulto. La diabetes de tipo 2 pueden ocurrir dos cosas:

  1. El páncreas no produzca la insulina necesaria.
  2. Las células crean una resistencia ala insulina que hace que no se unan a las moléculas receptoras en la membrana celular que permitiría la entrada de glucosa en la célula.

La capacidad de las células para unirse a la insulina puede ser obstruida por la obesidad, sobre todo por la grasa visceral. Debido a que los músculos activos usan la mayoría de la glucosa del cuerpo, la falta de actividad física trae aparejada un uso menos intenso de los músculos y la consiguiente resistencia de las células a la ingesta de glucosa.

Continúa leyendogarcinia cambogia opiniones

La diabetes gestacional

Gestational Diabetes

No todas las afecciones que implican un alto nivel de glucosa tienen porque ser un caso grave de diabetes. Es bastante habitual en el tercer trimestre del embarazo aumenten los niveles de glucosa en sangre. Esta afección, también conocida como diabetes gestacional en ocasiones lleva a la adquisición de la diabetes de tipo 2, pero no tiene porqué ocurrir necesariamente. Para evitar que esto ocurra, es muy importante que la mujer embarazada esté activa y haga ejercicios adecuados a su condición.

Razones por las que los síntomas de la diabetes se producen

A diferencia de los síntomas de la diabetes de tipo 1 que aparecen en pocas semanas, la aparición de los síntomas en la diabetes de tipo 2 puede llegar a tardar incluso años. Los síntomas en ambos tipos de diabetes son parecidos ya que hay en ambos el final es el mismo: unos niveles bastante altos de glucosa en sangre. A estos síntomas se les conoce como hiperglicemia.

Evacuación urinaria frecuente

Ya que las células del cuerpo del afectado no consiguen absorber la glucosa, los riñones tratan de eliminar la máxima cantidad de glucosa posible. Eso significará que la persona afectada irá a orinar al baño más de lo habitual. De hecho, llegará a orinar más de 5 litros al día. Estás visitas al servicio se prolongarán durante toda la noche, lo que terminará teniendo un impacto negativo en nuestro riñones.

Irritación en los genitales y candidiasis vaginal

El alto contenido de glucosa en la orina hace que la zona genital sea perfecta para el desarrollo de la candidiasis vaginal. Esto hace que se produzcan inflamaciones y picores.

Sed

La pérdida de agua del cuerpo producida por la frecuente evacuación urinaria hace que la persona tenga sed constante y necesite mucho agua para compensar esa pérdida de agua resultado de la constante evacuación urinaria.

Fatiga y apatía

Puesto que las células no pueden absorber la glucosa tampoco pueden producir energía lo que hace que la persona se encuentra totalmente agotada.

Pérdida de peso

En el momento en el que el cuerpo ya no puede quemar la glucosa, empieza a quemar la reservas de grasa y músculos. La consecuencia es que la persona pierde peso y masa muscular.

Proceso de curación de las heridas lento

La diabetes reduce el número y la eficiencia de las células que van a los lugares en los que se producen las heridas y que ayudan a la formación de vasos sanguíneos y que sanan las heridas. Éstas células se llaman células progenitoras endoteliales.

Visión borrosa y, en ocasiones, pérdida de la visión

El aumento del nivel de la glucosa en sangre del cristalino empuja el agua del cuerpo y se inflama. El cambio de la forma del cristalino tiene un impacto directo en la capacidad del ojo para enfocar. Afortunadamente con ciertos medicamentos para la diabetes esto puede ser revertido.

Tras años de hiperglicemia los vasos sanguíneos de la retina se debilitan y se hacen más finos. Éstos sobresalen en forma de bolsas llamadas micro-aneurismas y liberan una proteína conocida como exudado. Cuando el exudado se fuga hacia el centro de la retina el daño en la visión es permanente.

¿Eres capaz de controlar tu diabetes?

A pesar de que no hay cura para la diabetes, esta sí que puede estar bajo control. La diabetes tipo 2 se puede controlar con una dieta baja en glucosa y grasas además de con ejercicio frecuente y medicinas.

La diabetes tipo 1 se puede controlar con inyecciones regulares de insulina. Las personas que la padecen deben tener mucho cuidado para no pasar por situaciones en las que el nivel de glucosa en sangre se queda por debajo de lo normal. Esto puede llevar a la hipoglucemia, que si es severa produce convulsiones y desmayos.

Aprende másEco Slim

Ojo con la cetoacidosis diabética

  1. Sí tienes síntomas de cetoacidosis diabética es muy posible que tengas diabetes de tipo Esta emergencia médica es más habitual en pacientes con diabetes de tipo 1 que en los de tipo
  2. La afección se genera cuando hay falta de glucosa. Los ácidos grasos y las proteínas que se descomponen para liberar energía terminan produciendo cuerpos cetónicos que son ácidos. Cuando los niveles de cetona en sangre y orina aumentan más de lo normal, la sangre se acidifica.

Te recomendamos que en caso de que observes que se desarrollan o empeoren los siguientes síntomas en un periodo de 24 horas vayas a ver a un médico:

  • Pérdida de apetito
  • Aliento con olor a fruta
  • Nauseas o vómitos
  • Dolor de estómago
  • Fiebre
  • Pérdida de la atención
  • Músculos rígidos y calambres

Estate vigilante y hazte una revisión. Evalúa tus síntomas. No te la juegues. Una buena diagnosis hecha a tiempo puede evitar que pierdas años de vida. Estate alerta, come de forma saludable y haz ejercicio.

Articulos relacionados