¿Qué hacer antes de empezar una dieta?

Antes de comenzar una dieta todos nos solemos preguntar las mismas cosas. ¿Seré capaz de resistir la tentación y no echar mano de las cosas que tanto me gustan? ¿Seré capaz de no beberme medio litro de Coca-Cola cuando me apetezca? ¿de no picar comida de la nevera a todas horas? ¿de no comerme dos helados todos los días durante el verano?. Todos los que hemos pasado por el trance de empezar una dieta sabemos lo que esto supone. Ponerte a dieta va a poner prueba tu fuerza de voluntad. Por eso, antes de empezar hay que tener en cuenta una serie de consideraciones.

Hacer dieta puede parecer sencillo o puede parecer imposible. Muchas veces escuchamos cosas sobre dietas de parte amigos, o familiares y leemos cosas en Internet, en revistas o vemos algo relacionado en la TV y nos animamos a hacer dieta impulsivamente y sin pensar. La experiencia sobre el terreno nos dice que esto no es tarea sencilla. Hace falta preparación y planificación. No puedes cambiar tus hábitos de un día para otro así como así. No es tan sencillo conseguir un nuevo cuerpo, una nueva actitud, gustos y rutinas mágicamente y sin ningún esfuerzo. Con esta actitud, lo único que conseguirás es engañarte a ti mismo y saltarte la dieta un día sí y el otro también.

Para que tu dieta sea un éxito lo primero que debes hacer es prepararte mentalmente para ello. Normalmente las personas tenemos un mayor éxito cuando realizamos una tarea para la que nos hemos preparado psicológicamente. Piensa en un deportista. Antes de entrar en una competición lo primero que hace  es prepararse mentalmente. Esto le permite forzar la máquina situaciones límite y, en muchas ocasiones, rozar la perfección. Antes de empezar una dieta debes hacer exactamente lo mismo. Necesitas lograr el estado mental adecuado para afrontar los retos y obstáculos que se te van a presentar cuando estés haciendo dieta.

Ponte unas fechas y un objetivo concreto; visite a su médico de cabecera para que le recomiende y tire de orgullo propio para conseguirlo.

Por fin te has decidido a empezar una dieta. Es hora de poner una fecha concreta para el comienzo de la misma. El hecho de poner una fecha te va ayudar a intentar conseguir tu objetivo con más ganas. Además contribuirá a ponerte en el estado mental necesario para lograr ese objetivo. Poner una fecha concreta será el recordatorio que necesitas para decirte a ti mismo que no puedes abandonar cada vez que te entren ganas.

De todos los momentos antes de comenzar una dieta, el día previo al comienzo de la misma es el más importante. La razón es que en ese día tomarás todas las acciones necesarias para evitar tentaciones con la comida. ¿Cómo conseguirlo? Limpiarás todos los armarios de toda aquella comida que no sea saludable y que pueda resultar tentadora. No dejarás ningún vestigio de este tipo de comida al alcance de la vista. Comprarás verduras y comida de calidad en el supermercado para no pasar hambre y no recurrir a cualquier tipo de comida. Comprarás líquidos sin azucares añadidos. Este tipo de acciones reforzarán tu convicción y fuerza de voluntad. Habrá momentos difíciles. Es crucial que no abandones bajo ningún concepto. Si abandonas, la siguiente dieta será todavía más complicada. Además, tu autoconfianza se verá dañada. Conseguir tus objetivos de reducción de peso no es solo eso sino mucho más. El hecho de que hayas conseguido mantener la suficiente disciplina como para poder completar tu dieta con éxito tendrá un reflejo en tu propia vida, reforzando tu autoestima y la imagen de ti mismo. Si sigues unas pautas adecuadas, no fuerzas tu cuerpo y haces algunos pequeños ajustes que mejoran tu rutina y hagan de tu día a día una vida más saludable conseguirás reducir peso y mejorar tu salud y condición física.


Articulos relacionados