Con la edad la comida engorda más

A medida que vamos cumpliendo años experimentamos diferentes cambios hormonales y nuestro cuerpo tiende a ahorrar energía para el futuro. De la misma manera el metabolismo también va cambiando y empieza a acumular grasa, por lo que tenemos que modificar nuestros hábitos alimenticios.

¿Has notado que con los años es más difícil bajar de peso o ahora te resulta más fácil engordar?

No te preocupes, es un proceso normal de nuestro metabolismo y tiene una explicación.  En este artículo te resolveremos todas las dudas respecto a la relación que tiene la comida con la edad.

¿Más años significa tener más kilos?

El cuerpo nunca descansa y está cambiando constantemente. Nuestros músculos, huesos y metabolismo van cambiando a medida que vamos cumpliendo más edad.

Por ejemplo, cuando tenías 10 años tu organismo no funcionaba de la misma manera que cuando tenías 20 años y lo mismo sucede a los 40 o a los  60 años. Cuando somos adultos depende de la edad que tengamos vamos a tener más o menos músculos.

Es totalmente normal observar cambios en nuestro aspecto físico y sentir como el metabolismo va transformándose en diferentes etapas de nuestra vida.  Por otra parte y en la misma situación se encuentra el gasto energético basal, también denominado metabolismo basal. Cuando somos más jóvenes utilizamos y gastamos más energía y con el paso del tiempo la cifra va disminuyendo porque aprendemos a aprovechar mejor la energía que tenemos.

El gasto energético basal se ve influido por diversos factores:

La composición corporal varía

Con la edad ganamos grasa y perdemos músculo. La siguiente lista refleja el porcentaje de grasa de un hombre y de una mujer.

En el caso de un hombre, su porcentaje de grasa es:

  • Entre los 20 y 30 años de 18 a 21%
  • Entre los 41 y los 50 años de 23 a 25%
  • más de 60 años supera el 26%

En el caso de una mujer, su porcentaje de grasa es:

  • Entre los 20 y 30 años de 22 a 24%
  • Entre los 41 y 50 años de 27 a 30%
  • Más de 60 años supera el 31%

Con la edad los músculos se reducen debido a que gastan más energía y la grasa se acumula de forma natural en nuestro metabolismo y cuerpo.

Las hormonas cambian

El cambio hormonal nos afecta a todos, desde la infancia hasta la vejez y no sólo las mujeres padecen de cambios hormonales durante la menopausia, sino también los hombres en edad adulta padecen de estos cambios.

El patrón hormonal depende mucho de lo que pesamos ya que afecta a nuestra rutina diaria y puede provocar que comamos o durmamos más, actividades que si no son controladas nos impiden perder peso.

A medida que vamos cumpliendo años las hormonas se encargan de abastecer al cuerpo con energía suficiente para el futuro. Ya que con la edad vamos perdiendo vitalidad y como consecuencia es más probable acumular grasas en zonas que antes no teníamos como puede ser alrededor de la cintura.

Es más fácil engordar a partir de los 30 años

Esto no quiere decir que antes de los 30 años podamos llevar una alimentación rica en grasas,  es para tener en cuenta que los cambios en el organismo no sólo aparecen en la vejez, sino que durante toda la vida nuestro organismo se va transformando.

Cuando vamos haciéndonos mayores notamos ciertos cambios físicos y parece que subir de peso es inevitable aunque llevemos unos hábitos alimenticios saludables, y aquí nos encontramos con otras patologías como puede ser la obesidad y el sobrepeso.

Con la edad pueden aparecer enfermedades y algunos medicamentos para combatirlas tienen el efecto secundario de subir de peso, lo mismo sucede con los desequilibrios hormonales, la mala alimentación, el estrés o el sedentarismo, por eso  llevar una vida con buenos hábitos alimenticios y practicar deporte es tan importante. Por otra parte tenemos los factores genéticos que también son una principal causa del sobrepeso, debido a esto debemos de tener control y cuidarnos en todos los aspectos.

Las hormonas sexuales como el estrógeno y los andrógenos, así como la progesterona (hormona involucrada en el ciclo menstrual femenino) padecen de cambios a partir de los 30 años y no trabajan de la misma manera que antes. Estas hormonas son fundamentales para el mantenimiento de la masa corporal y es totalmente natural observar cambios en la apariencia física.

Nuestro gasto energético basal, lo que viene a ser la fuente de energía, no es el mismo siempre. La energía va desapareciendo con los años dando paso a una vida más sedentaria y si añadimos las horas de trabajo en una oficina y no practicar ningún deporte, al final eso conlleva a subir de peso y que la energía se apague. Es sencillo de entender,  si sólo le damos a nuestro cuerpo una vida sedentaria, nuestro organismo se acostumbra haciendo que desaparezca la energía y subiendo de peso, pero si por lo contrario llevamos una vida activa y practicando algún deporte, es más fácil de controlar la subida de peso.

Subir de peso no es el único cambio que padecemos

Si consideras que llevas una vida sana, haciendo ejercicio y con una alimentación saludable, tienes que saber que eso no lo es todo y que además deberás de tener en cuenta la cantidad de calorías que necesitas.

Por ejemplo:

Una mujer con 31 años y con un peso de 60kg deberá de consumir 2000 calorías para mantenerse en su peso y la misma mujer a los 45 años tendrá un gasto energético basal de 1850 calorías. Esto quiere decir que si sigue consumiendo 2000 calorías diariamente, aproximadamente en seis meses habrá ganado 4kg.

Con la edad no sólo debemos de pensar en cuidar nuestra dieta para no subir de peso, o preocuparnos por seguir teniendo una esbelta figura, sino también en las enfermedades o patologías que van apareciendo en la edad adulta.

Como es el caso de la osteoporosis por la disminución ósea o la artrosis por problemas en las articulaciones.

Estas son algunas pautas saludables que debemos de seguir para evitar subir de peso a medida que vamos cumpliendo años.

Es muy importante mentalizarnos de que no podemos tener el mismo cuerpo ni el mismo metabolismo a los 20 años que a los 40, pero con una buena aptitud y motivación para practicar ejercicio y llevar una vida saludable, todo se puede conseguir.